Sobre lubricante y su uso

En los últimos años utilizar lubricantes es una práctica casi tan común como utilizar preservativos.

En las parejas gays es un elemento casi imprescindible, mientras que en las heterosexuales su uso está cada vez más asociado a diferentes motivos.

Uno de ellos es que se ha normalizado el sexo anal, una práctica increíblemente placentera pero que requiere de dilatación, ya sea a través del annilingus o de lubricante.
Solo así se puede llegar a disfrutar plenamente de esta vertiente del sexo en todas sus posturas.

¿Por qué utilizar un lubricante íntimo?

Muchas mujeres los utilizan cuando sienten dolor en sus relaciones sexuales.
Un lubricante es capaz de facilitar la penetración vaginal, suavizarla y permitir así el disfrute de ambas partes de la pareja, ya que dichas relaciones dolorosas están causadas muchas veces por la sequedad vaginal .
En otros casos, es el hombre el que, en ausencia de líquido preseminal, requiere de un poco de lubricante para no hacerse daño a la hora de rozarse contra el cuerpo de la mujer.
Añadir un poco de lubricante  permite realizar juegos pícaros mucho más agradables.
Un lubricante íntimo puede convertirse en tu mejor aliado: a diferencia de la saliva que aunque pueda resultar agradable al principio tiende a evaporarse, deja la piel pegajosa y termina por dar un olor no muy erótico, el gel lubricante se enfrenta a las incomodidades de manera discreta.
Además es hipoalergénico y perfectamente compatible con todos los preservativos

¿Cuándo utilizar el lubricante íntimo?

En caso de sequedad vaginal este  sustituye al mecanismo de lubricación natural y permite encontrar sensaciones agradables en el momento de la penetración. Además, incluso en casos donde no haya sequedad vaginal pero que el pene de la pareja sea de gran tamaño o la vagina  muy estrecha, el lubricante es una forma muy acertada de prevenir el dolor postcoital.
Por otro lado, como decíamos antes, suele ser un aliado indispensable para una penetración anal, ya que aunque cause placer,el ano no es una zona anatómicamente preparada para la penetración, por lo que, aunque se pueda excitar y dilatar, no tiene función lubricante.
Por último está recomendada su utilización con los juguetes sexuales y otros objetos, ya que el lubricante proporciona un contacto más suave y permite evitar la irritación causada por una utilización prolongada.
Pero, ¡atención! nunca utilices un lubricante a base de silicona con los juguetes sexuales  de silicona. Estos son incompatibles.
En caso de duda, opta por un a de base de agua.

Un gesto sencillo

Fácil de usar, el lubricante íntimo puede convertirse en un juego adicional de vuestros preliminares.
Basta con colocar una pizca de lubricante en la entrada de la vagina, ano o pene o incluso en el juguete sexual  justo antes de la penetración y jugar con los dedos para extenderla bien.
Cuidado si lo utilizas con un preservativo: demasiada cantidad hará que el látex se deslice demasiado y puedes perderlo.

Cada vez más variedades

Como los preservativos , la selección de lubricantes íntimos hoy en día responde a todas las necesidades y satisface todas las peticiones.
La mayoría de los lubricantes  tienen una base de agua: no se pegan, no manchan, son inodoras y se limpian con facilidad. Sin embargo, en cuanto a su composición, no se pueden utilizar en la bañera o en la ducha, ya que se disuelven con el agua.
Para los retozos acuáticos es mejor utilizar los lubricantes a base de silicona.
Estos poseen un poder lubricante más elevado e incluso se pueden utilizar como aceite para masajes en todo el cuerpo